El tipo de cambio ha llamado la atención esta semana de manera extraordinaria por estar cotizándose muy cerca e incluso sobre la banda inferior establecida por el Banco Central de Costa Rica (BCCR). Esta situación genera incertidumbre, pues surge la duda respecto a si el BCCR defenderá o no la banda establecida.

En ocasiones anteriores el tipo de cambio se ha acercado a ¢500 e inmediatamente después se ha observado un rebote, probablemente porque las personas saben que ese precio es el mínimo al cual se puede comprar la divisa, dado que el piso está en ¢500. Es por eso que cuando se acerca al límite muchos aprovechan para comprar dólares, esto hace disminuir la oferta y consecuentemente elevar el valor de la moneda.

En esta ocasión podría suceder lo mismo o podría quedarse el tipo de cambio cotizándose en niveles cercanos a la banda inferior. Si el tipo de cambio en MONEX se cotizara a ¢500 y nadie quisiera comprar, el BCCR tendría que sustituir la falta de compradores y comprar dólares a ese precio, tal y como se comprometió a hacerlo desde la última modificación de la banda, hace 2 años.

Las implicaciones de defender un tipo de cambio son muchas. Esto lo hemos observado a través de los años, cuando el BCCR en diversos momentos desde octubre del 2006 ha tenido que comprar o vender dólares, modificando así la liquidez del sistema bancario y sus pasivos. Recordemos que durante los primeros meses de vida del sistema de bandas cambiarias el tipo de cambio se ubicó en la banda inferior y luego pasó a la banda superior.

En este momento existen todavía varios cursos de acción por tomar que son normales en el quehacer de los bancos centrales de todo el mundo.

El Banco Central podría comprar los dólares, inyectar colones y esterilizarlos o no, dependiendo del comportamiento de la inflación. Sin embargo, esta última, tal y como lo muestran los datos del INEC, no es un problema a nivel nacional y tampoco a nivel internacional, debido a que prevalece un escenario de bajo consumo y poca demanda interna.

También el Banco Central podría continuar con un proceso de reducción en las tasas de interés que reduzca el atractivo del colón por el lado de la rentabilidad. En este sentido, la autoridad monetaria ha iniciado un proceso de bajas en sus tasas del central directo y de política monetaria, que aunque con cierto rezago, ya ha incidido en el nivel de tasas de los bancos, a juzgar por el movimiento reciente de la tasa básica pasiva.

Por otro lado, el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) continúa mostrando desaceleración, lo que hace que un aumento en la liquidez y tasas de interés más bajas puedan ser medidas positivas.

Sin embargo, todavía habrá que ver al tipo de cambio en la banda inferior y por cuánto tiempo estará allí, factores determinantes para las acciones del BCCR.