La inflación acumulada entre enero y agosto asciende a 3,95%, superior a la variación del mismo periodo del 2009 (2,81%).

La menor inflación justifica el ajuste a la baja de la curva de rendimientos en colones y se apoya en el mayor valor de colón, un control responsable de la liquidez en moneda nacional, una baja actividad económica interna y precios internacionales más bajos. De mantenerse estas tendencias y variaciones mensuales inferiores al 0,3%, es posible que la inflación cierre entre el 5% y 5,5%.

La inflación acumulada a agosto es de 3.95% mientras que en términos interanuales es de 5.21%.  Comida y bebidas fuera del hogar, así como alimentos y bebidas no alcohólicas y educación son los rubros los que han presentado un mayor incremento en términos interanuales.