Los mercados accionarios de EE.UU. reaccionaron en forma positiva a la noticia de un déficit comercial menor al esperado. Las importaciones disminuyeron y las exportaciones subieron a sus niveles más altos desde agosto del 2008. La mejoría del 14% en la balanza comercial en julio es positiva para el panorama del tercer trimestre y reduce en parte los temores a una drástica desaceleración en el país.