La agencia calificadora Moody´s aumentó la calificación de deuda soberana de Costa Rica a grado de inversión con perspectiva estable.

Anteriormente la calificación de deuda estaba en ba1, grado especulativo, y fue elevada hasta baa3, que significa grado de inversión. La perspectiva era positiva y ahora es estable.

Los puntos con más incidencia en la revisión al alza se relacionan con una capacidad para sobrepasar shocks externos. El informe señala que a pesar del deterioro en las finanzas públicas, el déficit es similar al que manejan países con calificaciones similares.

Aunque no es usual una mejora en la calificación ante un deterioro en el déficit fiscal, el informe señala que existe una disposición a que el tamaño del déficit sea manejado con responsabilidad durante los próximos años.

A nivel internacional, la acumulación de reservas internacionales junto a una política fiscal anti cíclica le concedió al país una mejora en su posición internacional y reducir significativamente su vulnerabilidad a factores externos.

La entrada de inversión extranjera directa se prevé estable en los próximos años y la misma permite financiar el déficit de cuenta corriente del país, lo que es un punto favorable.

Como riesgos citan el alto grado de dolarización existente en el país y un tipo de cambio no muy flexible. Sin embargo, ambas situaciones se han mejorado en los últimos trimestres, junto con una inflación por debajo de un dígito.

La noticia hará más atractiva la deuda costarricense a nivel internacional,  poniendo presión para que los rendimientos de Costa Rica se asemejen a los que pagan los países que son grado de inversión, como Colombia, Panamá o Brasil, haciendo que el financiamiento sea relativamente más barato que para un país que no es grado de inversión.