El INEC reveló la inflación acumulada a julio del presente año, la cual se sitúa en 5,68% en términos interanuales. La variación en el nivel de precios acumulada sólo para este año es de 3,75%.

¿Qué elementos explican el débil crecimiento de la inflación?

Aparte de los incrementos del componente regulado en el índice de precios, las presiones inflacionarias para este año son bastantes moderadas. El nivel de precios del barril de crudo ha mantenido un promedio de $78,24 y el tipo de cambio se ha mantenido fluctuando entre las bandas de intervención durante todo el año.

La apreciación que ha experimentado el colón ha eliminado el traspaso al nivel de precios que provocaba la devaluación constante del colón bajo otros regímenes cambiarios. Además, como el BCCR no ha intervenido en defensa del colón, no ha incurrido en expansiones adicionales de la oferta monetaria que, bajo otras condiciones, hubiesen presionado al alza al nivel de precios.

También la falta de contundencia y dinamismo de la actividad económica evita ajustes al alza en los precios por parte de empresas, pues la demanda por parte del consumidor, aunque positiva, es débil debido a que los costarricenses aún están cautelosos y más propensos a salir de deudas que aumentar sus niveles de gasto, tendencia que se puede observar en los bajos niveles de crédito.

Las menores presiones inflacionarias a nivel nacional también se pueden observar a nivel internacional, donde las últimas lecturas de inflación para los meses de junio y julio se han mostrado a la baja, como en Estados Unidos e incluso en Brasil, donde hubo una sorpresiva deflación en  junio.