Las debilidades observadas en los índices de manufactura de la Unión Europea hacen retroceder a la divisa de la zona hasta 1,267 dólares por euro desde su máximo de $1,3335 alcanzado el 6 de agosto.