La moneda japonesa ha alcanzado un valor máximo frente a la divisa norteamericana, llegando a 83.60 yenes por dólar, representando una apreciación de 1,8% y llegando al nivel más alto desde junio 1995.