Los temores respecto a una nueva recesión en la economía de Estados Unidos han ido ganando terreno en las últimas semanas. Analistas que antes asignaban una probabilidad de 25% al escenario de una nueva recesión, ahora la estiman entre 25% y 30% probable.

Los precios de los bonos del Tesoro de EE.UU. se encuentran de nuevo en sus mínimos históricos, señalando el alto nerviosísimo y aversión al riesgo que predomina en los mercados internacionales, provocando una masiva búsqueda de activos seguros ante un posible escenario adverso. El bono alemán a 30 años tuvo un rendimiento por primera vez por debajo de 3%, en 2,96%. El título a 10 años de EE.UU. estuvo debajo de 2,60%, que es el mínimo alcanzado en 17 meses.

¿Cuáles son los factores que han dado lugar a esta nueva ola de pesimismo  en torno al futuro de la economía estadounidense?

El segundo trimestre reveló un crecimiento del PIB menor al esperado. El incremento fue de 2,4%, menor al 2,6% esperado y menor al 3,7% registrado en el primer trimestre del año.

El crecimiento del consumo personal en el segundo trimestre fue de 1,6%, por debajo de la recuperación de 1,9% presentada en el primer trimestre. El menor consumo está ligado al persistente desempleo, el cual se encuentra actualmente en 9,7%, mientras que en los tres años previos a la crisis estuvo alrededor de 5%. Sin embargo, a nivel de estados hay más disparidad, pues en algunos la tasa de desempleo supera el 10%, como California con 12,3%, Florida con 11,4%, Michigan y Nevada por encima de 13%, entre otros. Se estima que con la último crisis económica cerca de 8.000.000 de empleos fueron destruidos, de los cuales se han recuperado alrededor de1.500.000.

A su vez, el desempleo ha deteriorado la confianza del consumidor, que medida por el índice de confianza de Michigan cayó a 67.8, volviendo a los niveles de noviembre de 2009. La desconfianza ha propiciado una mayor tendencia al ahorro, cuya tasa actual es el doble del promedio de los años previos a la crisis, deprimiendo aún más el consumo. La tasa actual es de 6,4%,  y entre el 2005  y 2007 esta tasa nunca superó el 3%.

El sector inmobiliario decayó en los últimos meses al expirar los paquetes de ayuda ejecutados por el gobierno de Obama. En junio y mayo se vendieron 5.37 millones y 5.66 millones menos de casas usadas en junio y mayo, respectivamente, mientras que la venta de casas nuevas cayó en 330.000 y 267.000 unidades en los meses citados. El porcentaje de atrasos en los pagos de las hipotecas está en un máximo histórico de 10,1%. En el período 2000 – 2006 el porcentaje promedio fue del 5%.

Otros indicadores como la inflación mensual, que sufrió variaciones negativas en abril, mayo y junio, muestran un debilitamiento en la actividad económica acompañado por un debilitamiento del sector manufacturero.

El presidente de la Reserva Federal ha declarado que mantendrá las tasas bajas por un extenso periodo de tiempo y que el futuro de la economía de Estados Unidos es más incierto ahora que hace unos meses. Así mismo, en su última reunión de política monetaria, el Banco de Inglaterra señaló que es difícil predecir el destino de la economía de Estados Unidos debido a las crecientes desigualdades entre los distintos sectores de la producción y el alto desempleo.

Aunque la probabilidad de una nueva recesión es cada vez mayor, es todavía más probable un escenario de crecimiento muy moderado para Estados Unidos y con una lenta recuperación del mercado laboral.  Esto implicaría para Costa Rica un mayor periodo de tiempo con bajas tasas de interés en dólares, menos turismo proveniente de este país y un crecimiento moderado de las exportaciones a ese país.