Se reducen las contrataciones por parte del sector privado y crecen las del sector público, según indicó la CCSS. Esto acelera aún más el  ritmo de deterioro  de las finanzas públicas. El déficit primario presentó un incremento de 654% entre julio 2009 y julio 2010.