El gasto del consumidor creció 0,4% en  julio, mientras que el ingreso personal aumentó 0,2% y la tasa de ahorro bajó de 6,2% a 5,9%. Sin embargo, la tasa de ahorro continúa duplicando el promedio de ahorro que se registraba antes de la crisis.