S&P bajó la nota de Irlanda de AA a AA- con “Perspectiva Negativa”, a causa del enorme costo fiscal necesario para apoyar al sector financiero del país. La calificación de Irlanda está un nivel por encima de la de Italia y tres por encima de Portugal. Su déficit es 14,3% del PIB.