Desde que el Banco Central de Costa Rica (BCCR) decidió eliminar las bandas cambiarias, el colón tendió a apreciarse, obligando a la entidad a comprar dólares bajo sus dos programas, el que hace frente a las necesidades del Sector Público No Bancario y el de fortalecimiento de sus reservas.

Dichas compras evitan un fortalecimiento mayor del colón. Esta semana el dólar tiende a la baja y ronda el menor nivel de este año alcanzado en marzo, que fue 532 colones por US$, en el mercado mayorista Monex.

Como hemos comentado para este 2015, el tipo de cambio sufriría de presiones a la baja; sin embargo, la entidad monetaria cuenta con las herramientas y la voluntad para evitar movimientos fuertes (por ejemplo, ayer el BCCR adquirió US$10 millones para su programa de acumulación de reservas).

Dicho esto, el comportamiento de esta semana parece estar influenciado por el pago de impuestos que se cancelan los días 15 y 16 de este mes. Lo anterior explica el superávit en las ventanillas de los bancos, así como el monto negociado en Monex este miércoles (US$ 38 millones, cifra superior al promedio).

Tal desempeño tiene implicaciones en otras áreas. Ese es caso del crédito en dólares, el cual está creciendo y mucho obedece a esta estabilidad, ya que los costarricenses se sienten de nuevo atraídos por los créditos en moneda extranjera. Adicionalmente, está teniendo un impacto en la competitividad de Costa Rica en mercados internacionales, debido a que las monedas de otros países de la región se están debilitando.