El reporte privado ADP sobre el comportamiento del mercado laboral en Estados Unidos que se da a conocer cada mes trajo una nueva dosis de aversión al riesgo e inseguridad.

El resultado generó gran decepción, ya que se esperaba una creación neta de 170 mil nuevos empleos, y el número real fue de apenas 119 mil, uno de los más bajos desde setiembre del año pasado.

¿Por qué es importante este dato?

Este reporte es el último indicador de cómo va a ser el reporte oficial que el gobierno anunciará este viernes, para el cual se esperaba una creación de 160 mil nuevos trabajos, y las expectativas se están tornando cada vez menos optimistas.

A su vez, la rentabilidad en el corto plazo de las inversiones en acciones y bonos distintos a los del Tesoro de Estados Unidos, está altamente relacionada con este reporte. En la medida en que el reporte sea bueno, los inversionistas seguirán contando con un buen desempeño de la economía de Estados Unidos para este año, y tendrán la confianza para seguir invirtiendo en acciones y bonos de Latinoamérica.

Así también, si la economía mantiene su tendencia alcista en cuanto a creación de empleo, se hacen menos necesarias intervenciones adicionales de la Reserva Federal (FED), algo que ha mantenido a los analistas divagando durante todo el año, pues no hay seguridad respecto a si la FED hará o no una nueva inyección de liquidez, llenando los mercados de más dólares baratos.