Este viernes el índice Dow Jones abrió en su nivel más alto desde el verano de 2008, previo a la caída del banco de inversión Lehman Brothers, que desencadenó una de las recesiones más grandes de las últimas décadas.

¿A qué se debe? En realidad existen tres factores bastante importantes.

Como se ha comentado en este blog, las noticias económicas de Estados Unidos han sido bastante positivas; parece ser que el rebote debido a la recuperación de las líneas de producción después del tsunami en Japón ha logrado generar un momentum en la economía más grande del mundo. Esto ha hecho caer la tasa de desempleo a 8,3% en solo cuatro meses.

Pero también lo que está aportando al sentimiento positivo es la expectativa de que a inicios de la próxima semana se alcance un acuerdo para que Grecia reciba la ayuda de €130 billones. Esto evitará un default (cese de pagos) desordenado que podría generar un contagio a otras economías más grandes.

Finalmente, la tercer razón es que los principales Bancos Centrales del mundo continúan con políticas expansivas que tienen el objetivo de incentivar las inversiones en activos considerados como riesgos. La Reserva Federal se comprometió a mantener tasas bajas hasta el 2014 y los Bancos Centrales de Europa, Inglaterra y Japón han aumentado sus emisiones de dinero de una u otra forma.

Sin embargo, los mercados alcanzaron niveles similares a los actuales a mediados del año pasado, por lo que surge la pregunta de la sostenibilidad del rally que hemos visto. En su momento, la corrección a la baja se debió a la baja en la calificación de la deuda de Estados Unidos así como a la reactivación de la crisis en Europa.

En Aldesa creemos que los datos económicos en Estados Unidos seguirán siendo positivos, al menos esta primera parte del año; basándonos en indicadores económicos adelantados como órdenes a fábricas y el sentimiento del consumidor. Sin embargo estas perspectivas económicas podrían verse afectadas por un shock en el precio del petróleo, así como alguna complicación en la reestructuración de deuda de Grecia.

En cuanto al petróleo, el barril de referencia WTI ha estado rondando los US$100, sin embargo los inventarios se mantienen bastante bajos a nivel mundial y existen conflictos políticos que podrían afectar la oferta del crudo, como se ha comentado en este blog, sin embargo el panorama actual es que se mantenga en niveles similares a los actuales.

De esta forma, lográndose un acuerdo en Grecia, y, una reestructuración ordenada de la deuda de ese país, los índices seguirían evidenciando una mejor perspectiva económica en Estados Unidos.