Ayer comentamos en este blog que en Aldesa consideramos que las razones del comportamiento del tipo de cambio se deben a factores coyunturales. En esta ocasión les comentaremos los factores que influyen en los movimientos del dólar en nuestro país.

En primer lugar, es importante distinguir entre factores fundamentales y los que no los son. Los primeros se refieren a procesos de largo plazo en las economías, como la competitividad y la atracción de capitales de largo plazo (Inversión Extranjera Directa).

En el otro grupo se encuentran las inversiones de corto plazo, así como la composición de las carteras de los residentes. Estas responden a expectativas de tipo de cambio, tasas de interés e inflación.

Ahora bien, ¿a qué se ha debido el comportamiento de los últimos años?

A diferencia del proceso de apreciación del colón en 2007, el comportamiento delos últimos dos años ha tenido pocos indicios de movimientos especulativos, más bien se ha debido a una colonización de las carteras internas (gracias a  una repatriación de capitales y a un apetito por títulos en colones) así como a entradas de capitales asociados a Inversión Extranjera Directa  y a un incremento en el crédito a empresas.

Otro de los aspectos que intervienen son las políticas del Banco Central, que tienen el potencial de influenciar el comportamiento y las expectativas de los agentes económicos. Estas, según la entidad, tienen el objetivo de disminuir la volatilidad pero no de afectar la dirección del tipo de cambio.

¿Cuáles son las expectativas de mediano plazo de estos factores? Los fundamentales presentan un comportamiento mixto.

Por un lado, el deterioro del déficit comercial continuará incrementando las necesidades de dólares de la economía, pero por el otro, las fuentes de divisas vía inversión directa se mantendrán (debido principalmente a la apertura en telefonía).

En cuanto al proceso de colonización, es poco probable que éste se mantenga, ya que cada vez existen menos posibilidades de lograr beneficios por hacer el traslado de una moneda a otra. En cuanto a entradas especulativas, tampoco se aprecian catalizadores futuros; las tasas en dólares cuentan con poco margen para bajar y la consolidación de la inflación en Costa Rica reduce las probabilidades de aumentos en las tasas.

En resumen, todos los factores parecen indicar una reducción gradual en el superávit de dólares que existeen la economía, por lo que consideramos que en el largo plazo los fundamentales comenzaran a tender hacia una devaluación del colón.